Blogia
jácaras reales

No tiene que ver con...

Como la primera vez

Como la primera vez

Me cuesta decir que este blog (ia) se ha acabado. Me cuesta dar el salto a la nueva etapa de las jácaras reales. Aquí podréis, si lo tenéis a bien, seguirme en el futuro. Me acuerdo todavía del primer post, de la foto de Donna Reed. Que no es la de arriba, pero está acompañada. Ya sabéis algunos, una vez a mí me llamaron Jimmy

Ya sabéis dónde os espero.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

El próximo año, a la misma hora

El próximo año, a la misma hora

Este blog cumple los años cada vez que es primero de marzo. Hoy es primero de marzo y el cuarto aniversario. Me acuerdo de que hace un año me preguntaba: qué es mucho tiempo para un blog. Me quedo más tranquilo cuando os leo y veo que seguís con vuestros blogs. Me gusta que me comentéis y más que me leáis. Me gusta que seáis más chicas que chicos, y no voy a negarlo. Será el sino que les aguarda a los blogs escritos por alguien que es del sexo contrario. En este blog me he encargado que seáis muchas veces protagonistas, como bien me cuido en recordar siempre con ese primer post. En este blog tengo compartidas algunas obsesiones y mis buenos mitos. Y si no se me ocurre otra forma mejor de escribir, como ya dije en alguna ocasión, no me dolerán prendas en acudir a vuestro recuerdo. Por eso la foto no puede ser otra que la de nuestra Lady favorita.

Una cosa. Muchísimas gracias. A todos.

Meme 2009

La verdad es que se lo debía. Olvido me ha elegido para hacer uno de esos memes que circulan por los blogs.  Y yo esta vez no me puedo negar. Es un meme sencillo, y tampoco hay que estrujarse la cabeza. Además, tenía ganas de contar cosas que de otra forma nunca se cuentan si no es en un meme. Que para eso están.

El primer meme de 2009 en cuestión es:

 1- Nombrar el blog que te ha concedido el premio.

Si fuera la primera vez que lo nombraba… ese blog del cual estoy absolutamente enamorado por siempre jamás. Le he nombrado ya de tantas formas, aunque siga siendo ese blog de terciopelo. El blog de mi alma gemela.

 

 

 2- Enumerar seis cosas que te hagan feliz.

 

No sé cuál es el orden pero son:

 

Cuando gana el Zaragoza. Aun estando en el infierno tengo que alegrarme de ello.

Cuando me suena el móvil, conozco el número y se me dibuja una sonrisa.

Cuando leo un blog que me gusta y veo detrás del blog esa misma sonrisa.

Cada vez que me acuerdo de G, E o B. El orden es indiferente, según el día, la hora o el momento. Alguna de ellas me lee y ya saben quiénes son.

Cuando me acuerdo de una película (o de alguien) en sueños.

Cuando oigo algo que puede llamarse jazz.

 

 

 3- Y por último, escoger a cinco amigos que sigan pasando el premio.

 

Esther Cidoncha, jazz photographer. Te paso la vez. Riesgos de ser ya una amiga mía.

Mirame bien. Desde ambos lados del Atlántico Zoe me lee a mí y yo le leo a ella.

Elegí un mal día para empezar a fumar. Es la segunda vez que te paso meme. Porque sigues haciéndome pensar con tu blog.

The stuff that dreams are made of. Echo de menos que dejara de escribir el día de mi último cumpleaños. A Irene Jansen también le debo un meme desde hace bastante tiempo.

Lugares comunes. A la espera de que continúe su blog para hablar de nuestros cosas comunes.

 

 

Es vuestro turno.

Yesterday

Yesterday

 Foto hecha ayer con mi móvil. Casi no tengo que decir nada más.

Little drop of poison

Little drop of poison

Canción dedicada, porque sí, a Olvido. Tal vez porque tu blog y tu influencia quepan muy bien dentro del título de esta canción de uno de tus hombres favoritos.

El ojo de Van Vechten

El ojo de Van Vechten

Aunque pueda parecer que no por esta cara de niño, Carl Van Vechten le hizo esta fotografía a Truman Capote el año que Truman Capote cumplió los 24 años. La ventaja es que Carl Van Vechten nació en 1880 y eso significa que ya pudo hacerle fotos a Bessie Smith, por ejemplo. Yo no conocía a Carl Van Vechten.

Esos tres

Esos tres

La foto es de Herman Leonard. Nueva York, en el año 1949. Por culpa de Ella me gusta tanto el jazz.

No sé cuánto serán, si serán pocos o serán muchos, tres años de blog. Tampoco sé lo que será de los blogs dentro de tres o cuatro años. No sé lo que será de ellos en pongamos diez o quince años. ¿Seguirán llamándolos blogs? ¿Pasarán esas cosas que cuentan en las películas que hablan del futuro o estamos ya en esa película pero no nos damos cuenta? Nadie se imaginó que terminaríamos escribiendo de lo que a uno le diera la gana en un invento llamado blog. Con total libertad.

Esto de los blogs todavía no se me ha metido en sueños, como lo hacen las cosas que habitualmente me suelen obsesionar. A veces me pregunto si es grave obsesionarse con los blogs. He llegado a escribir un artículo en los únicos diez minutos libres que tenía un día. A veces un blog me ha salvado la vida. Algunos blogs. Algunos comentarios. Algunos correos. La persona que lo sabe ya sabe que un comentario suyo salvó este blog de morir justo antes de cumpliera su primer año. Ese día comprendí  para qué inventaron aquello de tener almas gemelas. Y en el fondo la culpa la tuvo Bix Beiderbecke.

Gracias a todos. Habéis conseguido que cumpla mis primeros tres años de blog. Gracias a todos vosotros.

PD: hacedle caso al título de esta canción.

La vida en directo

La vida en directo

Hace ya unos cuantos meses esta viñeta de Fred Basset me llamó la atención. La recorté del Heraldo y la pongo ahora que por fin vuelvo a tener escáner.

Written by

Written by

Escribo mal. Escribo fatal. Me estoy dando cuenta últimamente, cuando anoto las grabaciones de jazz que llevo haciendo en mi agenda desde el año 1994. Desde 1988 si cuento las de soul y pop de los 60. Comparo si escribí Duke Ellington años ha, y leo lo que escribo después de escribir Duke Ellington hoy y llego a la siguiente conclusión: la Ellingtonia sigue sonando igual que antes, si cabe mejor, pero mi escritura decae más y más. La mala costumbre del ordenador (¿los ordenadores tienen buena, mala letra?), la falta de costumbre de escribir una carta para ella, para ti (tengo que remontarme al año 2000) Las cosas a la hora de escribir ya no son lo que eran.

Mi letra, esa escritura que tenemos nosotros, irregular, punzante, nerviosa, casi hiriente, tan contraria a la famosa letra de chica, es cada vez más irregular, punzante, nerviosa e hiriente. Me acuerdo de que hace 13 años (y medio) ya pensaba yo que mi letra se estaba volviendo cada vez más irregular, nerviosa y punzante. Me acuerdo de que no me caían demasiado bien aquellos cuadernos Rubio, sobre todo aquel número 3, que me salté, literalmente. No tendría la mejor letra de la clase, pero no me dejaba acentos. Sigo sin dejármelos, incluso si la palabra se escribe con mayúsculas. Siempre hay alguien que me lo echa en cara y dice que no. Seguro que también esa persona, seguro, escribe mejor que yo.

The end

The end

No tiene que ver mucho la canción con lo que quiero decir pero se dice so long. Como toca decirle eso a estos días, y todavía no había venido aquí Leonard Cohen, y esta canción me gusta, mucho, pues eso, que so long.

A ver si me veo el I’m your man.


Tesoros en el estuche

Tesoros en el estuche

Yo tampoco he hecho ninguna lista de lo mejor y de lo peor del año que se murió hace dos días. Tengo excusa por la maldita, jodida e inoportuna afección viral que a mí también ha tenido que visitarme estos últimos días. Ya ves, my Darling, que hasta en esas cosas tan tontas nos tenemos que parecer.

La cosa es que el otro día, casi por casualidad, descubro que en un lugar apartado tengo un estuche donde se me han ido atesorando tesoros. Lo desempolvo. No sé muy bien por qué (lo sé, pero tengo que decir que no lo sé) las razones por las cuales están guardadas en ese estuche Sombrero de copa, Cenicienta, Faces, Thelonious Monk: straight no chaser, Quai des brumes, Qué bello es vivir, El apartamento, Perdición, el Real Zaragoza 6 - Real Madrid 1 de hace dos años de Copa, El manantial de la doncella, Todos dicen I love you, El retrato de Dorian Gray, Shadows, Manhattan, Johnny Guitar, El tercer hombre y Los cuatrocientos golpes de Truffaut.

La cosa era daros alguna idea para lo que toca este fin de semana.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Cuentos de navidad

Cuentos de navidad

Nunca estuve más atento a un silencio. Más de una vez hasta me gusta.

Bendito el día en que John Lennon compuso la canción de navidad menos gilipollas de la historia. Sé que a algunos de vosotros no os gustan nada las parafernalias de estos días. La canción también vale para los que vamos a ponernos a recordar tiempos menos malos.

No sé, supongo que esto es lo más parecido que se me ocurre a una felicitación de navidad sin que se note mucho. O ver El apartamento. O ser James Stewart en Qué bello es vivir. O leer el cuento de navidad de Auggie Wren. O ver Smoke.

Prefiero decir que ayer fue el día en que el otoño se nos fue.


What's good about goodbye

What's good about goodbye

No lo he dicho antes porque es algo que no me gusta que pase: no me gusta nada todo lo que viene detrás en una despedida. Nunca me ha gustado y, con el camino que llevo, creo que en el futuro seguirá sin gustarme. Hay gente de la que nunca me gustaría decirle adiós; a otra gente no me gustaría decirle ni hasta luego, y otra gente a la que no me gustaría dejar de ver nunca. También hay gente de la que no me pude despedir y eso doy fe de que en algún caso jode casi tanto como lo otro. No me gusta conjugar ese verbo que despide ni que me lo conjuguen. Casi nunca me salen como he pensado las despedidas que antes me he planeado.

Tampoco me gustan las cosas que se lleva consigo una despedida. No me gusta que casi todas las despedidas sean de noche. Alguien tendría que obligar que las despedidas duraran más.

Yo tengo la teoría de que a todos los letristas que había en el mundo, esos Mercer, esos Porter, esos hijos de la grandísima, se les quedaría pequeño el mayor de los Premios que se les dé a los que se dedican a escribir. Ex aequo o post mortem, como les pase por la entrepierna. A estos santos hombres habría que hacerles algo. Por lo menos al tío que escribió What’s good about goodybe.

Time after time

Time after time

Me acuerdo (todavía; las cosas que ilusionan lo tienen difícil para olvidarse) de un proyecto en común que inició su camino para abrirse hueco en la tierra del blog. El tiempo es un jodido compañero de viaje, pero a veces hay cosas que ni con el intento logra arrinconar.

El tiempo es un jodido pero necesario compañero de viaje que a veces obra milagros: que a minutos del final una película te parezca un coñazo, recibas una llamada en el teléfono móvil y tras la llamada veas con otros ojos ese final. Quizá es que esa canción suene diferente la última vez que se escucha en esa película.

El tiempo a veces es una canción.


Visto y no (III)

Visto y no (III)

Hace justamente un año que pasaba esto.

Me pregunto a quién esperaba hoy esta misma persona en el mismo sitio a la misma hora.

Fin del Pilar año 2007. Yo seguía esperando el 22.

El año que murió Louis Armstrong

El año que murió Louis Armstrong

Este regalo me lo hago yo. Por si nadie se acuerda de mí.




Di (al) for post

Di (al) for post

Este post creo que no va a tener ni mucho orden ni sentido, si es que alguien va a querer encontrarle algún orden o algún sentido. 

El condenado de Al, además de hacerme pensar para hacer algo imposible, que es mejorar su tarea de guardián de las palabras, me obliga a añadir un link a mis enlazados sin cuerda. En este otro blog de Al, de cuya existencia me he enterado esta misma tarde, el autor del mismo, para no repetir su nombre, señala una verborrea de títulos originales de películas en su mayoría americanas y su correspondiente traducción al español, en la mayoría de las ocasiones absurda y gratuita. Ahí tendréis variados y muy acertados ejemplos. Hay uno que viene al caso porque me sirve para montar este post. La película en cuestión la hizo un tocayo de Al hace más de 50 años.

Dial M for murder era el título en inglés de la película que aquí se conoció por el nombre de Crimen perfecto. Crimen perfecto es una película que en su momento me aburrió y que consideré una de las tres únicas aburridas de Hitchcock. Pasó que la vi de nuevo y pasó que cada vez me va gustando más. Tengo que ver también The trouble with Harry porque en su momento lo mismo me ocurrió. La que no he visto ni pienso es el remake que hizo la Gwyneth. Topaz ya no me aburre. 

Grace Kelly siempre me pareció un poco fría. Espero que Mrs. K. me permita pillarle definitivamente el punto un día. En color o en B/N.

Entre 1957 y 1959 se grabó un disco que en el año 2007 cuesta 5 euros con 99. Blue Note Records. Sonny Clark también grabó un disco que parafraseaba el título de la película de Al. Dial “S” for Sonny. Sonny Clark, otro maldito, aunque desconocido, hijo de puta.

Integral

Integral

Creo que lo que voy a hacer se parece a un meme. No soy un experto en memes o como se llame. En su día no continué un meme que me inició la fuente habitual de mi inspiración. Como no quiero ser descortés otra vez, y sabiendo que la fuente habitual de mi inspiración me sabe perdonar y teniendo en cuenta que en varios post anteriores al primer meme al que falté escribí cosas que bien pudieran tomarse como integrales personales, voy a hacerle caso a esta segunda oportunidad que me brinda la blogosfera.

 

En realidad, y ahora que me doy cuenta, esto no es un meme per se. Se trata, según puedo deducir, de nombrar a cinco links de blogs que me hacen pensar. Si tú estás entre los cinco que menciono allí abajo, tienes que nombrar a cinco blogs más que te hagan pensar. Y así sucesivamente, supongo. Bueno, si no os ha quedado claro, que es bastante probable, aquí tenéis las bases, que las explica mejor. No sé si cumpliré con todas las condiciones.

 

Tengo que nombrar la fuente exacta de donde me provino. Fue ésta, para mi sorpresa y regocijo, por nombrar a los Traveling Wilburys. Me gusta mucho la foto que encabeza su blog. Le agradezco las cosas que dice de mí. Creo que es el comienzo de una hermosa amistad.

Procedo:

1-    Tenías que ser tú, que dice la canción. Evidentemente.

2-    Hay días en que lo mejor para sofocar el calor es darse una vuelta por la orilla del mar.

3-    Si quieres jugar con las palabras, elegiste un buen día para dar con un sitio como éste.

4-    Para saber lo que vale un peine en el otro cine, indispensable acabar por aquí.

5-    Y si te quieres entusiasmar con alguien que empieza a entusiasmarse con el jazz, saluda de mi parte a Erradizo.

Espero haberlo hecho bien.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Sueños son

Sueños son

Hoy he vuelto a ver a la mujer de mi vida, sólo que en otro contexto, en otro tiempo. La habré visto ya dos o tres veces con la de hoy. Y bueno. Sigue siendo la mujer de mi vida. Lo que pasa es que me parece que ella no lo sabe. Y por qué han pasado tantos años. Y juro por lo que queráis jurar que de fondo estaba sonando el I’ve got you under my skin. Me ha parecido que a ella también le gustaba. Yo por lo menos he sonreído y se la he cantado con los ojos Nunca supe, y mira que lo intenté, cómo se llamaba la mujer de mi vida. Por la tontería de que era Anita (O’Day) quien cantaba under my skin, he terminado por bautizarla. Unos minutos después se me han roto las gafas.

Seguiremos soñando.

Sólo mía

Sólo mía

Ayer o anteayer fue San José. Me han regalado una cosa que está muy bien y es que la agenda que me han regalado no tiene ningún año puesto en la tapa. A mí, que nunca me ha dado por las agendas, la que me han regalado me ha gustado bastante. These foolish things. Esas cosicas que te hacen ilusión. Lo que pasa es que quiero utilizar la agenda y no sé realmente para qué. Lo único malo es que la agenda no sea de tamaño bolsillo.

Creo que alguien que me lee utiliza una agenda para escribir las asignaturas pendientes que tiene. ¿Vale escribirlo con lapicero y borrarlo después? Ahora recuerdo, era con santicos de jazz.

Mi agenda es una agenda sin tiempo y sin fecha de caducidad, aunque un día se morirá. ¿Vale hacer listas de cosas ya vistas o leídas o escuchadas? ¿Puedo poner mis canciones favoritas, las películas que te dicta el corazón, actrices que me gusten por su nombre? No sé, letras de Cole Porter.

¿Vale escribir que me gustaría escribir más a mano y dejar alguna vez apagado el ordenador? ¿Que ayer nevó?

Por ejemplo. Siempre me ha gustado Dominique Sanda.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres