Blogia
jácaras reales

Esgrima y amores verdaderos

Esgrima y amores verdaderos

Me llamo Íñigo Montoya. Tú mataste a mi padre. Prepárate a morir.

Estas palabras las repiten varias veces en una película que tardé ver algún tiempo. Tengo diez razones apuntadas por ahí para demostrar que esa película es altamente maravillosa, recomendable, estupenda, prodigiosa. Uno de esos escasos milagros del cine que sobreviven al tiempo y a las categorías. De esas diez razones que nunca he publicado pero que tengo apuntadas por ahí, todas se resumen en dos o en tres.

Una, que sale Robin Wright con 19 ó 20 años cuando todavía no se llamaba Robin Wright Penn. Otra, el encargado de repetir varias veces a lo largo de la película la frase que he puesto al principio. Robin Wright (Penn) sigue recordándome a alguien. Y el personaje de Íñigo Montoya me sigue pareciendo uno de los personajes capitales del cine de aventuras de todos los tiempos. Y tiene que serlo alguien que en una historia que tiene esgrima, peleas, torturas, venganza, gigantes, monstruos, persecuciones, huidas, amor verdadero, milagros, suelta unas palabras tan memorables:

Me llamo Íñigo Montoya. Tú mataste a mi padre. Prepárate a morir.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Olvido -

Amén.

Ogigia -

Me encanta la peli también, la princesa... Es verdad que tiene de todo. Y en cuanto a la frase, por alguna razón, me recuerda a la frase que uno de los replicantes dice, crero que es algo así como: abre los ojos, es hora de morir... ¿ o me estoy inventando un añadido a la peli mítica?
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres