Blogia
jácaras reales

El gallego imaginario

El gallego imaginario

Quitando un relato o dos, es la primera cosa larga que leo de Manuel Vázquez Montalbán. Un escritor que debería pasar a la historia sólo por parir a Pepe Carvalho. Lo que he leído y lo que leí en su momento va de Pepe Carvalho. Me gusta Pepe Carvalho, y por ende su creador, porque lo que importa no es lo que cuenta sino cómo cuenta lo que cuenta. He descubierto a Charo y al gran Biscuter. Buena gastronomía y  fino erotismo he visto en lo que he leído. Eran gustos seguro del finado Montalbán. Me gusta la disección de la España post-democrática que escribe. Asesinato en Prado del Rey nombra a Txiki Benegas (con línea de diálogo), enmascara personajes reales en nombres ficticios, hasta un sosias de sí mismo, un guionista malhumorado por la versión que de un detective privado suyo han trasladado a la pequeña pantalla.

A Vázquez Montalbán no le gustó la adaptación que hicieron de Carvalho con Eusebio Poncela, que lo hacía genial haciendo de Carvalho. Yo no podía comparar porque no había leído nada, pero suele ser algo habitual en los escritores adaptados. Y ahora tampoco me acuerdo ya de la serie aquélla, sólo me acuerdo de que me gustaba Poncela. La que hizo hace poco Puigcorbé no la vi. Bigas Luna hizo Tatuaje.

A la vez estoy leyendo a James Ellroy, y no sé a quién prefiero, la verdad, ahora que he leído a Carvalho.

(Dedicado a falena, ya sabe por qué)

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Falena -

Sé por qué y me alegra que hayas intimado con el gallego imaginario y de paso con esa época y esas calles tan familiares para mí. Ni que decir tiene que nunca es tarde si la compañía es buena y la de Carvalho lo es.
Hasta me has hecho desear releer alguna de sus novelas...
Confieso que ninguna de las adaptaciones al cine del personaje me resultó \\\"redonda\\\", creo que para mí Carvalho, siempre será Manolo Vázquez, nunca lo pude imaginar con otro aspecto ni con otra mirada.
Y guardo, junto con su pluma y algunos libros dedicados, el placer de haber compartido un laberinto en días de vino, rosas...y libros.
(Y no me des mal con el blog, jajaja...que te veo venir)
Un fuerte abrazo, querido amigo.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres